*.*Cursor by La Casita de Caro*.*

miércoles, septiembre 30, 2015

Mis amados y queridos posits: Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo.





Hola mis amores! disculpen que los haya abandonado por tanto tiempo! es que mi computador se había averiado y además tuve que leer un horrible libro para la escuela, agh lo odié.

En fin, aquí les dejo la entrada con los pósits de mi libro de Aristoteles y Dante decubren los secretos del universo. Son demasiados asi que lo mas probable es que los vaya agregando de a pocos, espero los disfruten y me digan si coincidimos en alguno (n.n)





-Richie Valens habrá muerto joven...pero hizo algo. O sea de verdad hizo algo. ¿Y yo?¿Yo qué he hecho?
-Tienes tiempo-dijo- Hay mucho tiempo.
-Pero primero hay que volverse persona-dije.

A veces cuando la gente habla, no siempre dice la verdad.

Yo solo. Estaba enamorado de esa frase. No era muy bueno para pedir ayuda, una mala costumbre que heredé de mi padre.

¿Cómo podría vivir  un tipo sin un poco de crueldad? Dante se volvió un misterio más en un universo lleno de misterios.

Yo era mas oscuro que él. Y no estoy hablando solo sobre el color de nuestra piel. Me dijo que yo tenia una visión trágica de la vida.

Parecía un hombre enamorado de estar vivo. Tan distinto de mi padre, que siempre guardó su distancia del mundo. Había una oscuridad en mi padre que yo no entendía. El padre de Dante no tenía oscuridad alguna en él. Hasta sus ojos negros parecían estar llenos de luz.

Me puse a pensar que los poemas eran como la gente. A algunas personas las entendía de inmediato. A otras no las entendía nunca, y nunca las entendería.

Las palabras eran distintas cuando vivían en tu interior.

Noté que su sonrisa era un poco triste. Quizá todos estaban un poco tristes. Quizá.

-¿Qué vas a hacer con todos esos secretos, Dante?
-Ya sabré que hacer con ellos-dijo- Quizá cambiar el mundo.
Le creí.

Miré al sol ponerse.
Me sentía solo, pero no de una manera mala. De verdad me gustaba estar solo. Quizá me gustaba demasiado. Quizá mi padre era así también.

-Lo siento-Dijo-Siento estar tan lejos.
-Está bien-dije
-No-dijo- No lo está.

<De lo que no es nuestro están hechas las estrellas> Era una cosa hermosa de decir, pero no estaba seguro de lo que significaba.

-¿No tienes miedo?
-No
-No le temes a nada.
-Le temo a muchas cosas, Ari.

Sabía que ya no era un niño. Pero todavía me sentía como un niño. pero había otras cosas que comenzaba a sentir. Cosas de hombre, supongo. La soledad de un hombre era mucho mas grande que la soledad de un niño. Y ya no quería que me trataran como niño. No quería vivir en el mundo de mis padres y no tenía un mundo propio.

Todos esperaban algo de mí. Algo que simplemente no podía dar.

Podría ser algo y nada a la vez. Podría ser necesario y también invisible. Todos me necesitarían y nadie sería capaz de verme.

Era tan hermoso y escalofriante, que me pregunte sobre la ciencia de las tormentas y como a veces parecía que una tormenta quería romper el mundo y como el mundo se rehusaba a romperse.

Debes dejar caer todo lo que quiera caer.

Me pregunté cómo era eso, tomarse de la mano de alguien. Apuesto a que a veces podías encontrar todos los misterios del universo en la mano de alguien.

- 30 de Agosto.- Dijo mi papá.
Okey,era mi fecha de cumpleaños.

Hay palabras que nunca aprenderé a escribir.

Sus ojos eran  como el cielo nocturno del desierto. Sentí que había todo un mundo viviendo dentro de ella. Yo no sabía nada sobre ese mundo.

No quiero que mis papás organicen su mundo al rededor de mí. Los voy a decepcionar ¿Y luego qué?

Tengo la idea de que la razón por la que tenemos sueños es que estamos pensando en cosas que no sabemos que estamos pensando... En esas cosas, pues, que se escabullen de nosotros en nuestros sueños.

Quizá somos como llantas con demasiado aire. El aire tiene que salir fuera. Eso es lo que son los sueños.

Había aprendido a esconder lo que sentía. No, eso no es cierto. No involucraba aprendizaje. Había nacido sabiendo como esconder lo que sentía.

- Quizás todos aman distinto. Quizá eso es lo unico que importa.

Me imaginé mi argumento. <¿Obsesión papá?¿Sabes lo que he aprendido de ti y mi mamá? Aprendi a no hablar. Aprendí a cómo guardar todo lo que siento enterrado en lo más profundo de mi ser. Y te odio por eso>

Otro secreto del universo: A veces el dolor era como una tormenta que venía de la nada. la mañana más despejada de verano podía terminar en un aguacero. Podía terminar con rayos y truenos.

2 comentarios:

  1. Que bonitas frases, yo aún no me he leído este libro, pero lo tengo pendiente de leer ^^
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ows gracias! (/-\) suelo marcar muchas.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar (^-^)